Combustible de hidrógeno de origen no alimentario

< Mañana nuestros vehículos pueden obtener energía de las enzimas. Estas enzimas pueden provenir de la celulosa de las astillas de madera o de la hierba y en lugar de emitir gases venenosos, exhalan hidrógeno. Sabemos que cuando se quema hidrógeno, la única emisión que produce es vapor de agua, por lo que un beneficio clave de combustible de hidrógeno es que cuando se quema, no se produce dióxido de carbono (CO2). Claramente, el hidrógeno es menos contaminante en el aire porque omite poca contaminación del tubo de escape. El hidrógeno también tiene el potencial de hacer funcionar un motor de pila de combustible con mayor eficacia que un motor de combustión interna.

>Un equipo de científicos de Virginia Tech , Oak Ridge National Laboratory , y de University of Georgia dice que ha generado con éxito gas hidrógeno. Normalmente estos tipos de combustibles se derivan del almidón. Jonathan Mielenz, quien es el líder del Grupo de Ciencia y Tecnología de Bioconversión de ORNL, dice: «Es emocionante porque el uso de celulosa en lugar de almidón expande el recurso renovable para la producción de hidrógeno para incluir biomasa».

Este gas hidrógeno es lo suficientemente limpio como para alimentar una celda de combustible combinando 14 enzimas, una coenzima, materiales celulósicos de fuentes no comestibles y agua calentada a aproximadamente 90 grados Fahrenheit (32 C). Los investigadores utilizaron materiales celulósicos que están aislados de las astillas de madera. Pero las investigaciones también afirman que los desechos de los cultivos o la hierba de cambio también podrían ser utilizados para este propósito. Estos resultados de la investigación están siendo publicados en ChemSusChem. La investigación cuenta con el apoyo de la Oficina de Investigación Científica de la Fuerza Aérea, el premio DuPont Young Professor Award de Zhang y el Departamento de Energía de los Estados Unidos.

Percival Zhang, profesor asistente de ingeniería de sistemas biológicos en la Facultad de Agricultura y Ciencias de la Vida de Virginia Tech, afirma: «Además de convertir la energía química del azúcar, el proceso también convierte la energía térmica de baja temperatura en energía de hidrógeno de alta calidad, como Prometeo robando fuego». Este grupo declara los beneficios de su proceso de «una olla». La primera ventaja es que utilizan una combinación única de enzimas. La segunda ventaja es que la tasa de generación de hidrógeno es tan rápida como la fermentación natural de hidrógeno. La tercera ventaja es que la producción de energía química es mayor que la energía química almacenada en los azúcares. El máximo rendimiento de hidrógeno se obtiene de los materiales celulósicos.

Percival Zhang dijo que si podemos utilizar una pequeña fracción (dos o tres por ciento) de la producción anual de biomasa (a nivel mundial) para las celdas de combustible de azúcar a hidrógeno para el transporte, esto nos puede llevar a una independencia transformadora del combustible. Para EE.UU. la cifra varía un poco. Si Estados Unidos quiere deshacerse de los combustibles fósiles del transporte, en realidad necesita convertir alrededor del 10 por ciento de la biomasa, que sería 1.300 millones de toneladas de biomasa utilizable.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *