Etanol de Biomasa Celulósica

Una de las barreras a la producción de etanol a partir de biomasa celulósica es la tenacidad de la estructura celulósica, y su resistencia a la hidrólisis química y enzimática y a la insolubilidad en la mayoría de los disolventes. Por consiguiente, el pretratamiento, como la explosión de vapor para descomponer la estructura, es un primer paso necesario.

Ahora, investigadores de la Japan Agency for Marine-Earth Science and Technology han descubierto que la celulosa sufre una transformación de una forma cristalina a una forma de gel amorfo muy similar a un gel de almidón en agua a alta temperatura (320° C) y presión 25 (MPa).

El almidón forma un gel cuando se calienta en agua a unos 70° C. La gelatinización es un paso clave en la conversión del almidón en glucosa, que luego se fermenta para crear etanol.

Hasta ahora se había pensado que la celulosa no podía gelatinizarse, porque su estructura cristalina es más estable que la del almidón.

Los siguientes pasos en el desarrollo del proceso serían intentarlo con residuos de biomasa de grado de producción, y diseñar un mecanismo para la transformación en condiciones más suaves.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *