Los futuros viajes aéreos tendrán menos ruido y menos gases de escape

, con un presupuesto de entre 1 000 y 6 000 millones de euros y en el que participan 86 socios de 16 países, tiene objetivos como el desarrollo de tecnologías específicas para cada aplicación y la evaluación y el avance de todo el sistema aeronáutico. Los expertos en aviación de ACARE (Advisory Council for Aeronautics Research in Europe) esperan lograr una reducción del 50% de las emisiones de ruido y dióxido de carbono y del 80% de la producción de óxido de nitrógeno para 2020. Gracias a los mejores conceptos de conducción y a los diseños logísticos mejor adaptados, así como a la fabricación innovadora y más reciente de conceptos estructurales y perfiles aerodinámicos, la historia de la aviación europea se reescribirá bajo las nuevas directrices de ACARE. El transporte aéreo pronto será más respetuoso con el medio ambiente, más silencioso y más limpio.

>El profesor Holger Hanselka, director de Fraunhofer Institute for Structural Durability and System Reliability LBF en Darmstadt, miembro de la Junta de Gobierno – órgano decisorio del proyecto «Clean Sky» de la UE, tiene la certeza de que logrará estos ambiciosos objetivos gracias a las contribuciones de varios programas de Fraunhofer LBF, sus especialistas e investigadores.

Con los objetivos definidos de forma clara y experta por John Simpson, Director del Programa Fraunhofer y miembro de la dirección, los componentes del avión como motores, alas, estructuras y sistemas de fuselaje y trenes de aterrizaje, etc., deben ser colocados en un mejor equilibrio ecológico del sistema en su conjunto.

Para reducir el ruido y ahorrar energía, las alas tendrán un perfil de flujo de aire optimizado; el consumo de queroseno minimizado con tecnología de motor mejorada; con materias primas de larga vida útil y materiales reciclables para evitar el desperdicio. En el futuro, los fabricantes de aviones, gracias a los Institutos Fraunhofer LBF, podrán automatizar su producción.

Los investigadores del Fraunhofer IFAM han desarrollado plásticos especiales según las necesidades del fabricante, que pueden ser eliminados de forma segura para el medio ambiente. Están investigando las mejores maneras de unir materiales de construcción ligeros y cómo reducir la resistencia a la fricción con sistemas de pintura innovadores.

La integridad de los materiales utilizados debe resistir los rápidos cambios de presión y temperatura, así como las vibraciones y las fuerzas de cizallamiento que se producen durante cada vuelo. Para esta seguridad, los investigadores del ENAS de Fraunhofer están diseñando un nuevo sistema de sensores, con un sistema electrónico de procesamiento de datos que puede detectar y medir las deformaciones durante los despegues y aterrizajes.

En los vuelos de prueba se comprobará si los materiales recién desarrollados tienen efectos negativos en la salud y el bienestar de los pasajeros. Los investigadores de Fraunhofer están probando los materiales, simulando los flujos de materiales, refinando los métodos de cálculo y llevando a cabo y analizando los experimentos. Presentarán sus primeros resultados y contribuciones en ILA, la feria internacional aeroespacial de Berlín, del 8 al 13 de junio de 2010.

Así, el transporte aéreo tendrá menos ruido, menos gases de escape, menos basura y más confort.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *