Plásticos que convierten la luz en electricidad

sean baratos y amigables con la gente. Normalmente los paneles solares son bastante voluminosos y difíciles de encajar en la arquitectura existente. Por lo tanto, los científicos de todo el mundo se están centrando en el desarrollo de células solares orgánicas. Podrían ser baratos y parecer películas delgadas.

>Aunque el concepto anterior parece tan romántico sobre el papel, la realidad es siempre diferente. Los investigadores se enfrentan a muchos obstáculos para obtener el resultado deseado. Una de las principales obstrucciones es utilizar estos materiales a base de carbono para formar infaliblemente la estructura apropiada a la nanoescala (más pequeña que 2 millonésimas de pulgada). De esta manera la estructura sería altamente eficiente en la conversión de la luz en electricidad. También quieren utilizar plásticos de bajo costo que puedan convertir el diez por ciento de la luz solar que absorben en electricidad utilizable. Otro aspecto al que están prestando atención es el proceso de fabricación, que debe estar libre de pasos complicados.

es profesor asociado de química en University of Washington . Dirige un equipo de investigación que está trabajando en un método para hacer imágenes de pequeñas burbujas y canales. Serían 10.000 veces más pequeños que un cabello humano y se implantarían dentro de células solares de plástico. Estas burbujas y canales se crearían a través de un proceso de cocción conocido como recocido. Se cree que este proceso ayudará a mejorar el rendimiento de los materiales. También están tratando de monitorear la cantidad de electricidad producida por cada burbuja y canal. De esta manera, la investigación podrá determinar si el material en condiciones particulares producirá el máximo de electricidad.

Las células solares de plástico se fabrican mediante la fusión de dos materiales en una fina película. El siguiente paso lógico es hornearlas para mejorar su rendimiento. Esta cocción producirá burbujas y canales como sucede con la masa de un pastel. La importancia de las burbujas y los canales radica en el efecto de que la célula convierte la luz en electricidad y la cantidad de corriente eléctrica que realmente llega a los cables que salen de la célula. Aquí se pueden intentar varias permutaciones y combinaciones para llegar a la conclusión de cuánto calor se aplica y por cuánto tiempo para lograr un buen rendimiento.

Por ahora sabemos que la estructura exacta de las burbujas y canales es crítica para el rendimiento de la célula solar. Pero no se puede ignorar la combinación de tiempo de cocción, tamaño de burbuja, conectividad de canal y eficiencia. Ginger opina que no es probable que el polímero probado alcance el umbral de eficiencia del 10 por ciento. Pero esto no será un ejercicio en vena. Esto allanará el camino para mostrar qué nuevas combinaciones de materiales y a qué tiempo de cocción y temperatura podrían formar burbujas y canales de tal manera que el polímero resultante podría cumplir con el estándar.

Actualmente los investigadores están tratando de cargar teléfonos celulares o reproductores de mp3 usando cargadores solares de plástico. Estas células solares pueden ser colocadas en un bolso o en una mochila. Pero están pensando en graduarse para producir electricidad a gran escala.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *